Siguiendo con la senda de clásicos del diseño, hoy traigo un ejemplo del movimiento Arts & Crafts. Con el diseñador, escritor, filósofo y activista William Morris, se inicia un movimiento de ‘rebelión’ contra el estilo victoriano, el primer estilo industrial.

Tras la exposición universal de 1851 en el Palacio de Cristal de Londres, el público se asombraba de los avances técnicos, pero también de la tosca estética industrial de las máquinas presentadas. Estas reacciones hicieron que, de forma paralela, progresara la técnica y hubiera una evolución tanto estética como social ligada con la función para las que habían sido creados los elementos.

El movimiento Arts & Crafts se ve representado con una serie de productos (artes decorativas, mobiliario, arquitectura…) en los que destaca la producción artesanal al estilo medieval, el intento de la democratización del diseño con materiales económicos  y el poner los avances técnicos y la máquina al servicio del hombre. Los trabajos revindicaban la creatividad y el sentido artístico frente a lo impersonal de la producción en serie victoriana.