Aunque el diseño como fin profesional a me viene desde muy temprano, no comencé mi formación propiamente dicha en diseño hasta el año 2002-2003.

A principios de los 2000 vivíamos en una especie de “prehistoria” de la tecnología, dónde no había WhatsApp, sino MSN Messenger; los ordenadores permanecían en casa y no en el bolsillo disponibles las 24 horas del día; lo más parecido a una tablet era un tablet pc: un portátil con lápiz óptico poco útil, que no estaba pensado para crear contenidos y encima muy pesado; Google era solo un buscador muy simple y Apple aún no había presentado el iPhone.

En ese momento, si querías tener una buena formación en diseño, tenías que emigrar a los centros más prestigiosos del mundo. Yo soñaba con estudiar en la Art Center College de Pasadena, en California; en la Royal College of Art, de Londres; en Fabrica, en Treviso, Italia… Todos esos centros y ciudades que formaban parte de la biografía mis ídolos del diseño. Desgraciadamente, mi economía y la economía familiar no acompañaba como para poder pagar una estancia en el extranjero y/o una matrícula de uno de esos cursos.

No obstante, sí que me pude permitir estudiar un año de Ingeniería Técnica en Diseño Industrial en la Universidad Politécnica de Málaga. Aunque solo fue un año, lo considero un punto de inflexión importante en mi vida y en mi formación.

Algún tiempo después, comenzaría a colaborar esporádicamente en la web DeiDigital capitaneada por Granada Barrero y me daría cuenta de que la cosas estaban empezando a cambiar: conocer a una (en ese momento) estudiante de diseño industrial que pensaba diferente y ser redactor en una web que defendía la cultura del diseño, me fue posible gracias a Internet.

Pero la cosa no quedaría ahí; la ruptura de las barreras físicas que suponía la tecnología me permitió formarme en diseño sin necesidad de pagar grandes sumas de dinero ni estancias en otros países. Estaba formándome solamente con un ordenador con conexión a Internet. Esta flexibilidad de horarios permitía también compaginar perfectamente estudios y trabajo.

Sí no los has probado y tienes interés, es buen momento para comenzar:

MiríadaX.net: esta plataforma MOOC (1) la conocí gracias a Carlos Barea, aquí he realizado cursos de marketing digital y técnicas de creatividad. Los cursos están en castellano, son gratuitos y participan gran cantidad de universidades españolas de prestigio.

Coursera.org: esta otra plataforma también MOOC, la conocí gracias a Jesús Díaz TresDK, aquí he realizado cursos de diseño de personajes para videojuegos e innovación empresarial. Hay cursos en inglés y en castellano y participan cientos de universidades de gran renombre de todo el mundo.

DesignBoom Design Aerobic Courses: Otra serie de cursos que conocí gracias a Jesús Díaz. Tuve la suerte de cursar dos: Childhood y Spirituality, pero por desgracia, estuvieron vigentes durante los años 2010-2012 y no ha habido más promociones posteriores. Estos cursos estaban orientados a desarrollar un tema específico dentro del campo del diseño o de los diseñadores de una forma muy fresca, filosófica y conceptual. Seguiremos atentos por si los vuelven a tener.

Cursos de Doméstika: Cursos on-line en español de cualquier tema relacionado con la creatividad. Perfecto para ampliar conocimientos o reciclarse con los programas. Aquí he realizado el curso de Animación 2d con After Effects.

(1) MOOC (de “Massive Open Online Courses”): Son cursos gratuitos, abiertos para estudiantes de todo el mundo que funcionan y se articulan a través de una plataforma web. Muchos de ellos tienen calendario de contenidos, clases mediante videoconferencia y tareas a realizar para completar el curso que a veces corrigen los profesores y otras veces los propios compañeros.


Granada Barrero es diseñadora, CEO de Granada Barrero Studio, redactora de diseño, asociada y vocal de la Asociación Andaluza de Diseñadores.

Carlos Barea es escritor, trabaja como redactor y crítico en diversos medios de comunicación.

Jesús Díaz TresDK es CEO de Marrón Creativo.