​Hay una cosa que desde que tomé la costumbre de realizar en la universidad, no he dejado de hacerlo periódicamente. Se trata de tomar apuntes rápidos de la gente en la calle.

Antes los realizaba más a menudo, ahora prefiero hacerlo cuando llega el buen tiempo y puedo salir a la calle a dibujar con mayor libertad de movimiento que cuando voy abrigado por el frío y el viento.

En éstos casos, me gusta hacer apuntes de retentiva en los que me quedo con un gesto, un look, una cara destacada… para posteriormente tomar el apunte en otro lugar.

Así fue como aboceté a la chica de la cabecera (que me crucé por el metro un día en Octubre), mientras que los apuntes de abajo, sacados de los cuadernos de 2010-2011, sí fueron tomados en el momento, un día de piscina en el primer caso y de personas de la calle en el segundo.