El estudio de la figura humana es un elemento central en la carrera de Bellas Artes. Desde que comienza la carrera hasta que termina, el estudio de la anatomía, la proporción y las formas humanas es un patrón que se ve en todas las asignaturas, podríamos decir, comunes y/o clásicas: dibujo, pintura y escultura.

Dibujos y experimentos anatónicos, 2005-2006

Empieza con un acercamiento figurativo, insistiendo en la técnica, luego se perfecciona la anatomía y las proporciones para acabar con una interpretación libre basada en la investigación, experimentación, la propia experiencia e intereses y el intentar imprimir un carácter más personal en cada trabajo.

Acuarelas del natural, año 2006

Los profesores inculcan el valor de aprender a “mirar” o “estudiar” la figura humana, sólo de ese modo, sabremos plasmarla en nuestra obra.  Estudiar la figura o apreciar como la estudian otros y la plasman en sus obras es una forma de aprender anatomía, técnica y proporción sin llegar a practicar. De hecho, muchos profesores insistían en que mirásemos primero y trabajáramos después, para no representar de forma automática sin entender las formas o la relación entre ellas.

De esa forma sabremos también autocorregirnos en el futuro, podremos prestar mayor atención a sensibilidad en la representación y tendremos mayor seguridad plasmando las formas porque habremos aprendido a ver con la mirada analítica de un artista.


Los dibujos y pinturas que ilustran esta entrada los realicé con referencias de modelos del natural durante los años de la carrera (2004-2010).